SOMOS LA SAL Y LA LUZ DEL MUNDO

Created with Sketch.

SOMOS LA SAL Y LA LUZ DEL MUNDO

Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,13-16)

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán?
No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente.
Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte.
Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa.
Brille así vuestra luz ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en los cielos».

Palabra del Señor

Jesús nos recuerda en el evangelio de este domingo que los cristianos somos la sal y la luz del mundo. La sal que da sabor y conserva al mundo y la luz que ilumina las tinieblas del mal en el mundo. Esta es nuestra misión. Sin embargo, muchos de los cristianos no vivimos esta vocación. A veces, nos escondemos y no demostramos con nuestra vida nuestra fe en Jesucristo. Somos como la luz que se coloca debajo de la mesa, como dice Jesús en el evangelio, o nos convertimos en la sal que pierde su sabor y ya no sirve para nada.

Este domingo, celebramos la jornada de Manos Unidas. Es una buena ocasión para renovar nuestro compromiso de ser SAL que da sabor y LUZ que ilumina al mundo. Damos testimonio con nuestra vida, no para sentirnos mejores que otros y orgullosos, sino para que los que ven nuestras buenas obras, «den gloria a nuestro Padre que está en los cielos».

Manos Unidas nos necesita. Necesita nuestra oración y apoyo para poder seguir con su misión de ser SAL y LUZ en el mundo, especialmente en los lugares donde más necesitan su ayuda. Juntos podemos hacer que nuestro mundo sea una casa común. Juntos vamos a cuidarlo.

¿Qué está pasando?

El modelo de vida dominante, nuestro consumismo, las estructuras de poder y la cultura del derroche en la que vivimos, provocan, como señala el Papa, el actual deterioro medioambiental y las crisis humana y social que lo acompañan (Laudato Si’ 5).

La pérdida de biodiversidad (como la extinción de animales o la tala de bosques), la contaminación de ríos, mares y atmosférica o la sobreexplotación de los recursos naturales destruyen la creación y provocan pobreza, enfermedades, hambre y sed que sufren, sobre todo, las comunidades más vulnerables. La polarización del clima, con aumento de huracanes y tormentas, sequías extremas (como la que ha causado los incendios de Australia) ponen seriamente en peligro los medios de vida de millones de personas.

¿Qué puedes hacer por la sostenibilidad del medio ambiente?

Ahora más que nunca, es muy importante aportar tu granito de arena para contribuir a la construcción de un mundo más sostenible.

Para afrontar ambas crisis, humana y ambiental, Manos Unidas promueve una cultura ecológica que eduque en las consecuencias del cambio climático:

– Ser inquilinos y cuidadores en lugar de dueños y dominadores del mundo
– Luchar por la vida digna de todas las personas
– Considerar las consecuencias medioambientales de nuestras iniciativas
– Gestionar de forma integral los recursos naturales
– Comprometernos con los pequeños agricultores y la agroecología y apoyar a los migrantes que se han visto obligados a abandonar sus hogares por causas medioambientales

Por todo ello, necesitamos tu ayuda para combatir el cambio climático y sus consecuencias en los países más pobres. Porque quien más sufre el maltrato al planeta no eres tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.